Estilema

septiembre 25, 2009

Áticos

Filed under: Escritura — signos @ 10:57 pm

Nos traen una crema de verduras con canela que nos sabe a poco. El restaurante está tranquilo. Suena If Dreams Come True o una de esas barque recuerdan a  una película de Woody Allen. Justo cuando nos sirven la ensalada de espinacas con parmesano y dátiles miro por la ventana y veo un ático que se vende. Todavía es una visión. Todavía es algo que está fuera, en una calle de Valencia en un día de septiembre.

  Con la segunda copa de Rioja y la música de Benny Goodman a mi espalda, vuelvo a ver el ático. En un ático de esos, en uno de esos áticos, como el que tiene CrisCrac en la ciudad donde vive, yo escribiría una obra maestra. No cabe duda. Lo digo en voz alta, creo, mientras me acabo el arroz meloso con ternera y espárragos trigueros. Un pasada.

  Y es que no hay nada como las obras maestras todavía no escritas. Uno piensa en la novela que va a escribir y es algo perfecto, sublime, magistral. Lástima que luego venga la realidad y lo estropee todo. Pero tal vez sea mejor así.  Seguramente esa obra no escrita será la más sublime, la mejor de todas. Eso es lo que te quería decir el otro día.

  Así que ya he escrito mi mejor obra imaginándome en ese ático de la calle Pintor Salvador Abril y, creo, que lo he dicho en voz alta mientras ella se tomaba un té y yo un café solo.

Anuncios

septiembre 9, 2009

Vargas Llosa descubre los ‘best-sellers’

Filed under: Gente,Libros — signos @ 8:58 am

  Pues sí, señores, a los setenta y tres años, el insigne escritor Mario Vargas Llosa ha descubierto los best-sellers leyendo Millennium. Dice que esta novela, pese a no estar bien escrita, tener una estructura defectuosa y ser Milleniumformalmente imperfecta, ha envenenado su placer de lector y lo ha llevado a la felicidad y a la excitación febril con que de niño y adolescente leía la serie de Dumas sobre los mosqueteros. Claro, tío, es un best-seller, ¿no te das cuenta?, sin notas a pie de página ni metanarratarios. Son libros gordos, que compra la gente, como los de Ken Follett y John Grisham,  o, por estos pagos, Ildefonso Falcones o Ruiz Zafón. ¿Qué pasa?

   Estos eruditos que, después de dar la barrilla con Madame Bovary, Tirant lo Blanch, la novela decimonónica, la literatura comprometida, etc., descubren el placer del texto (Le plaisir du texte), o sea, leer por leer,  son la pera. Se escudan en los millares de libros que han leído con anterioridad para decir que esa ‘sí’, esa ‘sí que es buena’. Amosanda, Vargasllosa, súbete aquí y verás París.

  En asunto de mujeres, suspira por Lisbeth Salander,  y dice de ella que es el personaje femenino más activo, valeroso, audaz e inteligente de la historia. También se deshace en elogios de las demás féminas: que si no es difícil tener sueños eróticos con Monica Figuerola porque para ella hacer el amor es un deporte más divertido que el aerobic, que si la elegante Erika Berger se pega unos polvos alucinantes…

  ¡En fin!, que si Vargas Llosa pone un día la tele y le gusta,  estamos listos. A lo mejor ve Sé lo que hicisteis… y lo encuentra distraído e, incluso, Pilar Rubio 2desentraña algo de la ironía chusca que desprenden sus presentadores. Oye, y las chicas que salen no están nada mal. Entonces dirá que ahí sí, ahí sí que hay ingenio, agazapado en oscuros escribidores, y que las chicas no son objetos decorativos, sino auténticas heroínas que luchan por la igualdad de oportunidades. Y además, que su figura no se extingue al desconectar el aparato, sino que su imagen pervive en la retina hasta más allá de la medianoche,  donde la pulsión erótica hace su aparición y bla, bla, bla.

Patricia Conde

Blog de WordPress.com.