Estilema

agosto 31, 2010

Quitarse el sombrero

Filed under: Escritura,Gente — signos @ 3:06 pm

  Iba a escribir un post sobre París. Naturalmente, empezaría con el verso de Gil de Biedma “Ahora voy a contaros / cómo también yo estuve en París, y fui dichoso”. O con algún pasaje de París era una fiesta, de Hemingway. Pero como hizo mucho calor, el lugar donde me hospedé no me gustó y había riadas de turistas que te obligaban a hacer cola y a abrirte paso a codazos en el Louvre y por los Campos Elíseos, iba a salir un post algo anti-parisino. Y no era esa mi intención. A fin de cuentas, nada más por los cafés y las librerías ya vale la pena acercarse a París. Además, hubiera sido tildado de elitista y exquisito, cuando no lo soy, aunque cada dos por tres echara pestes de esa masa de turistas descerebrados que viajan en Ryanair, alquilan apartamentos por Internet y sustituyen sus ojos por el objetivo de la cámara.

  Descartado París, sólo me cabe hablar de Pérez Reverte. Leí ayer un artículo suyo, Por Madrid y con sombrero, que me pareció -como casi todos lo suyos- una verdadera joya. Cada vez me cae mejor este señor lenguaraz, divertido, radical y directo. Tiene mucho mérito Pérez Reverte porque, al menos en sus artículos, roba el discurso popular (como también hace Sabina) y lo dignifica transformándolo en verdadera literatura. Están tan bien escritos sus textos y reflejan de una manera tan certera las costumbres y  los vicios de los españoles, que cuesta creer que el autor es un ex-reportero de televisión que escribía a escondidas para publicar algo (con suerte) cuando le llegara la jubilación.  Creo que está llamado a formar parte de esa estirpe de grandes literatos, como Alberti, Cela o Umbral, polémicos y que son juzgados alegremente por gente que no sabe nada de su obra. Cela consagró su vida a la literatura y esa fue su gran empresa, pese a que hoy es recordado como un tío campanudo que se casó con Marina Castaño; Alberti es el gran poeta popular del 27, y hoy andan echándole mierda por no sé qué episodios anecdóticos o por algo que dijo sobre Miguel Hernández; Umbral tiene una prosa deslumbrante, pero nadie lee ya a ese tipo malcarado que se enfadó por qué nadie hablaba de su libro.

  Pérez Reverte, azote de feministas, nacionalistas y neo-pedagogos, lleva el mismo camino.  Pero no hagan caso. Sólo tienen que leerlo y disfrutar.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.