Estilema

octubre 23, 2010

El Hyde Park Blues de A.C.

Filed under: Escritura,Gente — signos @ 4:04 pm

Sí, tal vez tengan razón los día laborales, dice un verso de Gil de Biedma estampado junto a un beso, un beso de tus labios rojos en aquel papel doblado metido dentro de un sobre. Ojalá no fuera lunes, ojalá este domingo no se acabara nunca.

Ahora son los años ochenta y en el Renault cinco que nos devuelve a la ciudad suena esa canción de Lou Red, una de las mejores de los setenta, dice el locutor de la efe eme.  Walk on the wild side nos traslada a otro sitio, tal vez a un futuro del que todavía no podemos dar cuenta, pero del que ya se ha fijado el momento. Como en aquel verso de César Vallejo: Me moriré en París, con aguacero, en un día del que ya tengo el recuerdo.

Y así todo. ¿Quién se acordará de cuando cruzamos Hyde Park en diciembre y los patos se deslizaban sobre el hielo? No sé si a ti te pasará a veces: no puedo soportar tanta realidad. Voy en el vehículo y casi a media noche tengo que parar en un paso a nivel y entonces veo pasar el tren y en cada ventanilla, luces que se confunden unas con otras, hay decenas de vidas que sólo puedo imaginar. Cierro los ojos e imagino lo que fue real: aquel beso estampado en el papel, el verso de Gil de Biedma, la canción de Lou Red, aquel diciembre cruzando Hyde Park helado…

http://www.youtube.com/watch?v=WZ88oTITMoM&feature=related

octubre 16, 2010

Pre-parados, listos… ¡Ya!

Filed under: Escritura — signos @ 2:26 pm

Durante las últimas semanas el diario El País nos ha ofrecido una serie de reportajes sobre el problema que tienen los jóvenes de hoy a la hora de encontrar un trabajo. Los ha titulado “Pre-parados” (¡Jo, qué imaginación!) porque, a pesar de estar muy preparados,  no encuentran faena.

Es cierto que la situación de hoy es muy difícil. Aunque, inmediatamente, yo me hago una pregunta:  ¿Quién, al empezar, lo ha tenido fácil?  A lo mejor, lo que no era muy normal ha sido lo que ha sucedido en los últimos años, que fuera tan fácil encontrar trabajo. Ellos dicen que están muy preparados (como aquellos JASP de hace años, ¿los recuerdan?) y yo no lo dudo, porque saben un porrón de idiomas, tienen másteres por un tubo y saben aplicar técnicas de mercado que te cagas. Pero esos jóvenes entran  en la bolsa, en el mercado de valores, en el hospital o en el juzgado con sus idiomas, sus nuevas tecnologías, sus técnicas de mercado y sus propuestas psicológicas innovadoras y a los cinco minutos ya han sido devorados por el sistema. Más les hubiera valido dejar de hacer ese costoso y carísimo máster y leer alguna obra de Shakespeare o de Kafka para comprender cómo funciona el mundo y la gente que lo habita.

Dicen que nosotros (profesores y padres) les hemos engañado por hacerles creer que un título universitario era el mejor de los caminos. Aquí mi perplejidad va un poco en aumento: cómo es posible que estos jóvenes sobradamente preparados no entiendan que un título, por sí mismo, no sirve de mucho, y que principalmente sirve para abrir puertas y para buscarte la vida en más sitios. Mira a tu  alrededor: ¿cuántos compañeros se licencian contigo?

Y leo ayer mismo en ese mismo periódico que los estudiantes franceses salen a la calle y se manifiestan porque el retardo en la edad de jubilación les va a impedir acceder a miles de puestos de trabajo. No sé si estos estudiantes franceses están muy preparados, pero, sin duda, piensan más y mejor. A lo mejor es que en el país vecino, en el trayecto para ir al máster hiper-super especializado que cursan en La Sorbona, los estudiantes se entretienen leyendo el periódico o una novela de aventuras.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.