Estilema

junio 26, 2014

Bar España

Filed under: Efímeros,Escritura,Gente,Libros — signos @ 8:43 pm

Cerca de donde yo vivo, en la confluencia de las avenidas Pérez Galdós y Ángel Guimerá (o Àngel Guimerà, tanto da), hay un bar  que se llama  España. El nombre, ciertamente, no es muy original. Debe de haber cientos de bares España por todo el país, pero eso es lo de menos. El caso es que ese bar, con ese nombre o con otros, ha estado ahí desde que yo tengo memoria; aunque, tal vez, también haya cambiado de dueño una o más veces.1400500707562

Cuando yo era un adolescente recuerdo haber recalado en ese bar con mi amigo SP, antes de ir a su casa a estudiar matemáticas o lengua, para comprar un bocadillo o tomar una Coca-Cola con el fin de reponer fuerzas antes de enfrentarnos a largas tardes y noches de estudio. O al menos eso me viene a la cabeza: el camarero haciéndonos un bocadillo y envolviéndolo en papel de aluminio para llevárnoslo y así disponer de avituallamiento con el que pasar la noche, porque a veces las sesiones de estudio (y de cháchara) se alargaban hasta las tantas de la madrugada.

A esas horas de la tarde-noche, el bar estaba casi vacío. Solo algún parroquiano bebiéndose una cerveza y alguna gente de paso tomando una tapa o un bocadillo. Y siempre con el ruido infernal de la avenida Pérez Galdós, una de las más feas de mi ciudad, traspasando la fina cristalera en donde se anunciaban, con letras pintadas,  las tapas y los bocadillos del día.

Ese bar, que sigue ahí y  por cuya puerta sigo pasando muchos días,  habría caído en el más absoluto de los olvidos si no fuera por un libro que leí de Santiago Posteguillo. Este autor valenciano habla del bar, que él dice que se llama Il.lusió, para referirse a los escritores Pérez Galdós y Ángel Guimerá, que fueron propuestos para el Nobel, cada uno por una institución diferente: Guimerà por la Academia de Bellas Artes de Barcelona, y Galdós por la Real Academia Española. El hecho de que un mismo país propusiera a dos autores distintos hizo pensar a la Academia Sueca la división existente por estas latitudes y optó por concedérselo a otro candidato. Ya saben: Cataluña, España, que si no nos quieren, que si nos entienden, que si independencia, que si tal y cual. Uno de los dos se podría haber llevado el Nobel, pero no se lo llevó ninguno.

Pero yo aquí lo que quería era exaltar la figura de Posteguillo, un tipo que pasa por un bar y te habla de literatura, de academias, de premios Nobel, de escritores, de rencillas… De la vida, en una palabra. Me gusta la gente que pasa por los lugares y no ve cosas, sino historias vivas. En cualquier bar, en cualquier calle, en cualquier portal puede haber vida. A veces, basta con saber mirar.

Si les gusta la literatura, yo ya me iba a disfrutar de La noche en que Frankestein leyó el Quijote. Se lo pasarán en grande. Y, con un poco de suerte, dejarán de pensar que Àngel Guimerà y Pérez Galdós son solo grandes avenidas.

imgres

Anuncios

Blog de WordPress.com.