Estilema

enero 25, 2016

Me pareció ver a Félix de Azúa

Filed under: Escritura,Gente,Libros — signos @ 8:15 pm

El otro día iba conduciendo y me pareció ver a Félix de Azúa. Seguramente no era Félix de Azúa porque no sé qué puede hacer Félix de Azúa en la esquina de Fernando el Católico con el Paseo de la Pechina, aquí en Valencia, cerca de Nuevo Félix de AzúaCentro. De todas formas me hubiera hecho ilusión que fuera él, si bien no creo que me hubiera atrevido a abordarlo. Todo lo más, lo hubiera saludado: “Buenas tardes, señor de Azúa”; o, tal vez, “Hola, Félix”. No sé, no tengo ni idea de cómo lo hubiera saludado.

Y es que a mí Félix de Azúa me parece un tipo brillante, inteligente, divertido. Uno de esos tipos con los que te irías, sin duda, a tomar un café o un whisky mientras hablas de lo divino y de lo humano. Hace mucho tiempo leí un libro suyo: Historia de un idiota contada por él mismo. La verdad, no me acuerdo mucho del contenido, pero nada más por ese título ya valía la pena leerlo. Muchos años después, en un salón decadente de Tordesillas, mientras me tomaba un café con leche que no sabía si era un cortado o un café con espuma, leí un artículo suyo y me quedé maravillado. Su capacidad de argumentación y sus razonamientos me llevaron casi al paroxismo (¡a mí, que soy un escéptico confeso y convicto!). Naturalmente, a partir de entonces me lancé a la lectura de todos los artículos de Félix de Azúa que encontraba a mi paso, pero ninguno llegó a la categoría de aquel que disfruté yo solo en un salón decadente de Tordesillas.

Autobiografía-de-papel-1Luego leí Autobiografía de papel, y me lo pasé muy bien. Es como pasar un rato con un amigo divertido, inteligente, sutil. También leí una entrevista que le hizo Juan Cruz en El País Semanal. El tío se había ido de Barcelona porque no entendía lo que los nacionalistas estaban haciendo con esa ciudad cosmopolita y maravillosa. Ahora vivía en Madrid. Tiene una hija, de corta edad, y una mujer, con la que comparte su vida. También tiene amigos (Savater, Marías…). Tiene tiempo, para leer, para escribir, para pasear, porque está jubilado. Sigue en activo.

La próxima vez que me encuentre con él (o me lo parezca) pienso pararlo: “Oye, cuando tenga unos años más, o ya mismo, quiero ser como tú”.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: